ecommerce amazon

Ecommerce vs Amazon o la eterna dicotomía para quienes se lanzan al comercio online. ¿Que es mejor? ¿Vender en Amazon o en tu propia tienda online?

La razón, que aunque Amazon es el gigante de las ventas no es el lugar ideal para vender todos los productos y para que estén todas las empresas. Conocer ciertos aspectos será por lo tanto fundamental a la hora de tomar esta decisión.

Ecommerce vs. Amazon: ¿cuál elegir para un negocio?

Está claro que vender a través de Amazon supone tener acceso o formar parte de un negocio online con un volumen inaudito. Sin embargo, este elemento en el gigante también tienen sus contras.
La otra cara de un negocio que hay que conocer para sopesar y decidir finalmente qué tipo o qué fórmula de comercio online llevar a cabo.

Las ventajas de Amazon

  1. Una de las primeras virtudes pone increíbles números sobre la mesa. Los que hablan o confirman las más de 300 millones de cuentas de compradores activos en Amazon y las más de 170 millones de visitas mensuales a la web. Cifras escalofriantes que se traducen en nada más y nada menos que 100 000 millones de dólares en transacciones, poniendo esta plataforma en lo más alto del mercado online.
  2. Precisamente por estas cifras, otra de las excelencias que tiene vender en Amazon es el acceso a un negocio internacional.
  3. Un marketplace, además, sustentado por algo tan necesario como es la confianza. La seguridad de comprar en una plataforma que cuenta con unas garantías solo al alcance de un gigante.

Inconvenientes Amazon

  1. Como todo, incluso Amazon tiene sus contras. No todo es perfecto. No podría serlo y es un hecho a tener muy en cuenta antes de dar el salto al mercado online. Porque si cuenta con todas las ventajas enumeradas, no es menos cierto que la competencia es alta. como el resto de las cifras. Una rivalidad que incide en los precios a los que hay que vender, a lo que sumar la comisión que lógicamente se lleva la plataforma.
  2. En este sentido,Amazon cobra a los minoristas comisiones por cada uno de los productos vendidos. Porcentajes que, dependiendo de la categoría, van desde un 8% hasta un 15 % del precio del producto.
  3. Unos cuantos inconvenientes a los que suma la dificultad de fidelización o la no fidelización de los clientes. Es imposible que en un lugar tan grande, con tantos productos, tanta oferta y tanta competencia se logre fidelizar a un solo cliente.

Ventajas web propia

  1. Para aquellos a quienes la idea de vender en el gigante no convence, qué duda cabe que montar una propia tienda online supone tener libertad de precios y un beneficio propio del 100 %. Cero intermediarios, cero comisiones. Una ventaja a la que sumar la capacidad de decidir sobre todos los aspectos y de incidir en alguno de ellos como el trato al público.
  2. El trato personalizado y la gestión personal en todo momento suponen una capacidad de fidelización mucho más alta. Si bien hay un perfil de comprador que prefiere el precio, también existe un nicho que prefiere la calidad y la seguridad de este tipo de trato, más cercano al del mercado tradicional.
  3. La gestión del marketing del negocio, como los contenidos o los anuncios, es otro de los atributos con los que no se cuenta cuando uno decide vender en Amazon.

Inconvenientes web propia

  1. Está claro que decidirse a vender por cuenta propia también tiene una serie de desventajas que comienzan con la necesidad de una inversión inicial. Sin saber cómo va a ir esa tienda online, como punto de partida hay que invertir en la creación de la tienda o del sitio, imágenes, etc. Gastos propios de una tienda online o de un e-commerce. Desembolsos que en Amazon no hay que realizar y una circunstancia que determina en gran medida el punto de partida.
  2. Otra de las desventajas de montarse por cuenta propia un comercio electrónico pasa por las horas de dedicación. Mientras que en Amazon será la plataforma la que se encargue de la tramitación de los pedidos y los envíos y de la atención al cliente, en un e-commerce propia será el propietario el que tenga que dar esa cobertura. Una cobertura que en los casos óptimos debe ser de 7 días a la semana y de 24 horas del día. Si algo caracteriza al comercio electrónico es que no existe un horario de apertura.
  3. Finalmente, los gastos y las molestias de los envíos correrán a cargo del e-commerce, mientras que en Amazon, el vendedor dejará en manos de la plataforma estas cuestiones. En este caso, llevar los paquetes a las mensajerías será una molestia o un trabajo que sumar en este tipo de modelo de negocio. En el caso de Amazon, será la plataforma la que se encargue de esa logística, así como también del cobro de esos gastos de envío que serán probablemente más competitivos.
    No serán los mismos gastos para una tienda que hace un número muy inferior de envíos que los que puede cobrar Amazon con el volumen de ventas y con los números que ya hemos repasado.

Repasados todos los pros y contras de este asunto, queda claro que elegir entre e-commerce propio y Amazon depende del tipo de negocio y de lo que vaya a venderse en él.
Un aspecto que debe llevar a elegir una forma u otra, sopesando siempre los atributos y los inconvenientes en cada caso.