Publicidad programática ¿cómo funciona y por qué puede mejorar tus ventas

La publicidad online se encuentra en un proceso de evolución constante y la publicidad programática es buena prueba de ello. Actualmente, en Europa, la publicidad programática supone un 77 % de las inversiones en publicidad display, es decir, el formato publicitario en que los anuncios se muestran a los usuarios en las páginas web de destino. 

¿Qué es la publicidad programática?

La publicidad programática, conocida también como compra programática, consiste en automatizar un proceso de compra y venta de publicidad, la cual se muestra en las páginas web que visitan los usuarios. Se trata de una herramienta que ofrece muchos beneficios, puesto que conecta, mediante anuncios personalizados y de forma directa, las marcas con sus posibles futuros clientes, a partir de información obtenida previamente.

Estos son los diferentes tipos de publicidad programática:

  • RTB (subasta en tiempo real). El “real time bidding” o subasta en tiempo real es un tipo de publicidad programática mediante el cual las empresas pueden pujar en tiempo real por los espacios publicitarios. Así es posible garantizar que los anuncios se mostrarán a usuarios cuyos intereses están relacionados con el producto o servicio anunciado, lo cual aumenta las probabilidades de captar clientes. Todo este proceso es posible gracias a la información recopilada por las “cookies”.
  • PMP (subasta privada). El “private marketplace” o subasta privada se diferencia del RTB en que es necesario obtener una invitación para poder participar en la subasta. Sin embargo, mediante este sistema los anunciantes pueden obtener información precisa de la página donde se publicará el anuncio.
  • Programmatic direct. Es la modalidad más habitual; se trata de un acuerdo en el que se establecen de antemano el precio de la publicación de los anuncios y los sitios web donde serán mostrados.
  • Preferred deals. Este sistema no implica la realización de una subasta. En su lugar, los sitios web donde se publicarán los anuncios proponen a los anunciantes un precio concreto, antes de proceder a vender dichos espacios publicitarios a través de una subasta en tiempo real.

Así funciona la compra programática

En el proceso de la compra programática participan dos partes: la oferta y la demanda. La primera se refiere a los medios de comunicación y páginas web que cuentan con un espacio publicitario concreto que quieren vender; la segunda está compuesta por las empresas y marcas que desean comprar publicidad programática y mostrar sus anuncios en los espacios disponibles de los sitios web de la oferta.

Este proceso de compra de publicidad se basa en el Big Data, una de las tendencias tecnológicas que más hacen vender. Se basa en el amplio volumen de datos recopilados acerca de los usuarios que navegan por las diferentes páginas web; que posteriormente los anunciantes utilizan para poder mostrar sus productos y servicios a un público personalizado. 

Estos anunciantes, para poder mostrar sus anuncios al público en un espacio publicitario concreto, deben comprar publicidad mediante la subasta; de esta forma, podrán conseguir que un público con un perfil concreto vea sus anuncios. Este proceso de compra de publicidad se lleva a cabo mediante el uso de las siguientes plataformas:

  • Marketplaces: las páginas donde se subastan los espacios publicitarios de los sitios web.
  • DSP o Demand Side Platforms: estas plataformas sirven para que los anunciantes encuentren espacios publicitarios donde compartir información de sus productos y servicios.
  • Data Partners: se encargan de proporcionar los datos de los usuarios que las empresas necesitan; así las empresas pueden analizar cuál es el mejor sitio web donde publicar los anuncios.
  • SSP o Sell Side Platforms: son complementarias a las SSP. Son las plataformas empleadas por los vendedores, es decir, las páginas que disponen de espacios publicitarios que quieren vender.

cómo mejora tus ventas la publicidad programática

¿Por qué puede mejorar la compra programática tus conversiones?

Esta compra automatizada de espacios publicitarios supone muchas ventajas para las empresas y marcas, puesto que les permite llegar a un público personalizado, que podría haber expresado, anteriormente, cierto interés en productos o servicios similares a los de la empresa que publica los anuncios. Estas son las ventajas de este sistema de publicidad:

  • Segmentación del público. Las empresas, mediante el Big Data, pueden conocer mejor el perfil de los usuarios para saber qué tipo de anuncios deberían publicar. De esta forma, se define a un público objetivo personalizado, lo cual aumenta las posibilidades de que los usuarios se conviertan en clientes.
  • Agilidad en los procesos de compra. Al tratarse de un proceso automatizado, la compra programática se realiza a través de diferentes plataformas que, empleadas en conjunto, ofrecen un servicio muy ágil y eficaz.
  • Sistema sencillo. Además, el proceso de compra de espacios publicitarios es muy sencillo y permite a las empresas ahorrar tiempo.
  • Mejora de las tasas. La publicidad programática también permite optimizar costes, puesto que se trata de un tipo de publicidad que consigue captar la atención de un  mayor número de clientes que aquella publicidad que no está destinada a un perfil o usuario específico.
  • Mayor alcance de resultados. Los usuarios a quienes las empresas presentan sus productos y servicios mediante anuncios personalizados se convierten en potenciales clientes; esto se debe a la información obtenida mediante el Big Data y la segmentación del público. Además, los anuncios obtienen un mayor alcance: no existen límites geográficos, y estos pueden visualizarse a través de cualquier dispositivo.

En definitiva, la publicidad programática ofrece múltiples posibilidades y supone importantes ventajas para las empresas. Es un sistema mediante el cual se pueden mostrar a los usuarios aquellos servicios y productos que más podrían interesarles según sus perfiles.

compártelo