Migración web SEO: claves para no perder tu tráfico

Si te estás planteando hacer una migración web, ya sea por un cambio de estructura, de dominio, de servidor o por la renovación de contenidos, debes tener muy en cuenta que puede afectar tu posicionamiento. Es decir, debes tener claro que el proceso de actualizar, cambiar o mover un sitio web, lógicamente, afecta a toda la estrategia SEO y no es un procedimiento sencillo. Esto es una de las razones por las que es fundamental contar con una agencia especializada que se encargue de realizar la migración teniendo en cuenta hasta el más mínimo detalle.

Si te estás planteando hacer una migración web, debes tener muy en cuenta que puede afectar tu posicionamiento.

Para dejar constancia de la relevancia de una migración web, ten en mente que de no hacerlo de manera correcta, se podría perder el tráfico y la visibilidad orgánica ganada. Algo que, indiscutiblemente, podría tener un impacto directo en el funcionamiento del negocio. ¿Te parece suficiente como para tomártelo en serio?

5 claves para realizar una migración web con éxito

  • Realizar la migración sólo cuando sea necesario. Afrontar un proceso de estas características no siempre es la mejor opción. Es una tarea compleja que requiere recursos humanos y capitales. Por eso, es mejor hacer un examen exhaustivo de la situación para valorar si realmente es necesario.
  • Realizar una copia de seguridad. A la hora de afrontar una migración, es muy importante realizar una copia de seguridad. De no hacerlo, ante cualquier error no previsto podría perderse toda la información almacenada. Existen varios plugin que te ayudarán a hacer la copia.
  • Evaluar la situación antes de realizar la migración y determinar los riesgos. Es importante que seas consciente de que una tarea como la migración web es una labor muy técnica que exige proceder con cuidado para no tomar riesgos innecesarios. Por eso es importante, entre otros, revisar la arquitectura o las redirecciones antes de comenzar con el proceso.
  • Comprobar que todo funciona una vez hecha la migración. Tras hacer cualquier tipo de cambio, es necesario comprobar que todo funcione correctamente. Para ello, es importante hacer un seguimiento una vez se haya consumado la implementación del cambio.
  • Continuar llevando un control exhaustivo. Sin embargo, y para asegurarse de que no se produzca una pérdida de tráfico, es importante seguir monitorizando todo de manera exhaustiva durante un tiempo, no olvidarse del tema tras hacer la migración.

¿Cuándo realizar la migración web?

Como hemos dicho antes, es importante estar seguro de que una migración web es lo más adecuado para paliar las necesidades de la web. Estos son casos en los que podría ser necesario afrontar una migración web:

  • Para mejorar la velocidad y el rendimiento de la web: la tecnología avanza, y eso contribuye a que cada vez vayan apareciendo ofertas de otros proveedores de hostings más completos.
  • También puede darse una migración a nivel interno. Puede ocurrir que el propio proveedor lance un nuevo hosting con más prestaciones. En ese caso, la migración a nivel interno estaría justificada también para obtener mejores prestaciones.
  • Cambiar de CMS: puede que necesites cambiar tu gestor de contenidos por diversos motivos, por ejemplo, para montar un ecommerce, para obtener mayor control de edición. Esto último ocurre a menudo, muchos usuarios comienzan utilizando CMS sencillos, como Wix o Squarespace, que presentan limitaciones a medida que avanza el proyecto.
  • Sustituir el nombre del dominio: por diversos motivos puede ser necesario cambiar el nombre del dominio, lo que implica obligatoriamente realizar una migración web. También puede que sea necesario hacer modificaciones en directorios o subdominios, o cambiar a un dominio de nivel superior.
  • Hacer cambios a nivel estructural de página web o cambios de contenidos: puede que estés buscando rediseñar tu web, y que necesites cambiar la arquitectura de la misma, el contenido, etc., en este caso habrá que realizar la migración cuidadosamente para no perder páginas y contenido relevante.

Pero, nuestra recomendación es contar con un especialista que estudie la situación y determine si realmente es necesario o podría realizarse el cambio evitando la migración web.

Cuando realizar una migración web

Acciones previas a la migración

Ten en cuenta que antes de comenzar un proceso de este tipo es fundamental realizar varias acciones para evaluar la situación y determinar los riesgos. Algunas de las acciones que se deben realizar antes de la migración son:

  • Auditoría del dominio antiguo y corrección de los errores que pueda haber. Es un buen momento para auditar el dominio antiguo y detectar los posibles errores e ineficiencias para corregirlas, a poder ser, antes de la publicación del nuevo dominio.
  • Revisar los backlinks. Asegúrate de que todos los enlaces entrantes funcionan correctamente y no están rotos. Los rotos habrá que tenerlos en cuenta para redirigirlos al nuevo dominio.
  • Identificar todas las URLs indexables y las más relevantes. Identifica cuáles son las URL más importantes y estratégicas para tu web, así luego podrás monitorizarlas.
  • Crear el mapa de redirecciones. Es importante que te asegures de que todas las URL del dominio al que vas a migrar estén redirigidas a través de 301 redirects.
  • Revisar y controlar las etiquetas canonicals y hreflang. Estas etiquetas también han de apuntar al nuevo dominio. De esta forma, los bots accederán al nuevo dominio y la indexación será más sencilla.
  • Modificar el nombre del dominio en los title y las meta descripciones. Te recomendamos que modifiques el nombre para que el nuevo dominio aparezca luego en ellas.

Acciones posteriores a la migración

Como en todo proceso importante que se realice en cualquier empresa, tras realizarlo es imprescindible llevar a cabo varias acciones para llevar un control y comprobar que todo funciona correctamente:

  • Auditoría del nuevo dominio y corrección de errores. Es necesario cerciorarse antes de migrar que el nuevo dominio funcione de manera adecuada. Si no, habría que solucionar los posibles errores antes de empezar el proceso.
  • Verificar las redirecciones. Es importante que las estructuras de las URLS de la página nueva se correspondan con la de la anterior. Solo así los motores de búsqueda sabrán que se trata de una migración web.
  • Realizar un rastreo del antiguo y nuevo dominio. Al hacer este crawling de ambos dominios, se identificarán todas las URLS que sean indexables. Primero del antiguo y luego del nuevo, así se podrán comparar.
  • Comprobar las canonicals y las etiquetas hreflang. Asegúrate de que las canonicals y las etiquetas hreflang apunten hacia el nuevo dominio. De esta manera, el proceso de indexación será mucho más sencillo.
  • Crear el nuevo sitemap y el robots.txt. Otro punto importante es la creación de un sitemap para el nuevo dominio. También tendrás que crear el archivo robots.txt. Estos controlan las secciones de un sitio que pueden rastrear los motores de búsqueda.
  • Crear una nueva propiedad en Google Search Console. También has de acordarte de hacer una copia del informe de cobertura de Google Search Console antes de crear una nueva propiedad. Piensa que esa copia contiene una información que puede ayudar en el proceso de indexación.

Como ves, la migración web es un proceso muy técnico y con cierto grado de complejidad, pero que en muchas situaciones viene a paliar las necesidades actuales que requiere un sitio web. Si crees que tu web necesita migrar, ponte en contacto con nosotros. Así evitarás riesgos innecesarios y no perderás todo el tráfico actual que ya has ganado.