Cómo crear una estrategia de posicionamiento de marca efectiva

Estar presente en la mente de tus consumidores es imprescindible para que piensen en tu marca como primera opción. El posicionamiento de marca se basa en diseñar una oferta única de productos o servicios para ocupar ese lugar privilegiado en la mente de tus clientes. Se trata de un proceso integral en el que hay que tener en cuenta diferentes factores.

Un buen posicionamiento de marca hará que los consumidores piensen inmediatamente en tu marca, que compren tus productos y que hablen bien de ellos.

Si alguien dice «refresco de cola», lo más probable es que tú pienses en Coca-Cola o Pepsi. El motivo es que el posicionamiento de marca de ambas compañías es excelente. Pero este reconocimiento de marca o brand awareness no es más que una de las claves de estar presente. Un buen posicionamiento también viene determinado por el volumen de ventas, la cuota de mercado, la valoración de los clientes y el liderazgo en el sector.

Un buen posicionamiento de marca hará que los consumidores piensen en tu marca de forma positiva, que relacionen la misma con tus valores, que compren tus productos y que hablen bien de ellos. ¿A que ya tienes más motivos para dedicarle a esta estrategia el tiempo que merece?

5 factores determinantes para crear una estrategia de posicionamiento de marca

Una estrategia de posicionamiento de marca requiere que establezcas unos objetivos previos determinados, para lo cual debes averiguar cómo está posicionada tu empresa en la actualidad. Ese será el lugar de partida para diseñar las directrices de la estrategia, un proceso cuyos resultados verás a medio plazo.

Algunos factores determinantes para la creación de una estrategia de posicionamiento de marca efectiva son:

1. Saber qué quieren y qué buscan los consumidores

Debes partir de la base de que conoces muy bien a tus clientes. Para ello habrás diseñado tu target y dirigirás todos tus esfuerzos de marketing al nicho de mercado del que forma parte.

Si has hecho bien esa identificación, la primera etapa de tu estrategia de posicionamiento de marca es averiguar qué quiere tu buyer persona. Puedes hacer esta investigación empleando cualquier método, desde las tradicionales encuestas hasta los innovadores contenidos interactivos. Cuantas más respuestas recabes, mejor.

2. Analizar la presencia digital de la competencia

Gran parte de las ventas actuales se realizan online, de ahí la importancia de conocer la presencia digital de tu competencia. Como explicamos en esta guía sobre benchmarking, analizar a la competencia es el único modo de saber cuáles son sus fortalezas y sus debilidades, y con ello, las de tu propia empresa. Esto también vale a la hora de mejorar tu posicionamiento de marca. Averigua cómo perciben tus clientes a tus competidores y por qué.

Identifica mejoras que puedes hacer, acciones que no es conveniente llevar a cabo y cómo sobresalir sobre el resto. Averigua qué nuevas estrategias se pueden llevar a cabo y qué segmentos del mercado no están cubiertos.

3. Buscar conexiones más humanas, basadas en valores

Es necesario promover los valores de tu empresa, que adaptes tus comunicaciones a las preocupaciones de los consumidores y a la situación actual. Piensa como si fueras un consumidor: ¿qué les motiva?, ¿qué necesitan?, ¿qué les preocupa? Adapta tus estrategias y tus comunicaciones para responder a estas preguntas. Vender no debe ser tu único objetivo, debes enfocarte en conectar con el consumidor para que este te recuerde.

4. Contenidos de valor

Es fundamental crear contenidos, pero la calidad debe primar siempre sobre la cantidad. Crea contenidos de calidad, que aporten valor al usuario y que lleguen a tu público potencial. El marketing de contenidos es una herramienta para conseguir un buen posicionamiento de marca, ¡utilízala!

Crea contenidos que refuercen la idea de que eres experto en lo que haces. El usuario recurrirá a ti como un referente en la materia. Y no crees solo post, elige el tipo de contenido que mejor se adapte a cada situación y a lo que quieres transmitir (vídeos, infografías, guías…).

Ofrece pruebas gratuitas, webinars, etc. Esta clase de contenidos harán que poco a poco se vaya creando una comunidad alrededor de tu marca, una comunidad de consumidores que conocen, recuerdan y recomiendan tu marca.

5. Diferenciarse del resto

Una parte importante de cualquier buena estrategia de posicionamiento de marca es la diferenciación. No quieres ser uno más, quieres que te distingan, que te recuerden, no que te confundan con otra marca del sector. Busca tu punto diferenciador y transmítelo. Puedes observar a la competencia o a empresas exitosas de otros sectores, aprender de ellas e inspirarte, pero no las imites ni copies. Si tu marca es única y ofrece productos y servicios únicos, tu estrategia también debe serlo.

Si tu marca es única y ofrece productos y servicios únicos, tu estrategia también debe serlo.

 

¿Qué supone una estrategia de posicionamiento de marca efectiva?

 

¿Qué supone una estrategia de posicionamiento de marca efectiva?

Un buen posicionamiento de marca supone estar presente en la mente del consumidor, que tendrá una imagen positiva de tu empresa. También lograrás un mayor reconocimiento y visibilidad para tu negocio.

Además, genera confianza en los consumidores y se crea una fuerte conexión con el público. Estas dos ventajas harán más probable que tus clientes compren en tu negocio antes que en otro comercio del mismo sector, e incluso te recomendarán.

En definitiva, trabajar tu estrategia de posicionamiento de marca supone una gran ventaja competitiva que no debes dejar de lado. Conocer a tu público, conectar con él, ofrecerle contenido de calidad y diferenciarte del resto son las claves para conseguirlo. ¿Estás pensando seriamente en potenciar el posicionamiento de marca de tu empresa?

compártelo