Consultoría ecommerce

La consultoría ecommerce es un servicio orientado a conocer los puntos fuertes y débiles de estos negocios. El objetivo es conseguir una mejora significativa, lo cual lleve a aumentar las ventas que se hacían hasta ese momento. Además, también está enfocado al diseño de un negocio desde cero o la resolución de problemas. Sin duda, tiene una gran utilidad en la actualidad, ya que cada vez son más quienes crean negocios online.

¿Qué es y para qué sirve una consultoría ecommerce?

El objetivo de una consultoría es ofrecer apoyo técnico a quienes lo necesiten en un área determinada, en este caso los comercios electrónicos. Se trata de un servicio ofertado por profesionales experimentados, los cuales conocen bien el sector y saben cómo arrancar o mejorar de manera adecuada proyectos online de estas características.

Un aspecto muy importante de estas consultorías es la revisión o la creación de la estrategia de marketing. Sobre esta se va a desarrollar todo el futuro ecommerce y engloba aspectos tan importantes como la fijación de los objetivos del negocio, el público objetivo o la distribución de tiempos y recursos. Así, se crea una hoja de ruta para conocer paso por paso qué acciones llevar a cabo para desarrollar el comercio en sí.

En muchos casos, estas estrategias son vagas o poco perfiladas, lo que lleva a cometer errores y no conseguir las ventas deseadas. Este es uno de los principales motivos por los que se solicitan estos servicios de consultoría ecommerce, ya que el objetivo central de todo comercio digital es el de conseguir el mayor número de ventas.

¿Por qué es importante la consultoría ecommerce?

Una consultoría ofrece diversos beneficios, los cuales tienen un impacto directo en el rendimiento del propio negocio.

  • Detección de fallos: sea la estrategia seguida, la página del ecommerce o el planteamiento inicial, todos ellos pueden tener fallos que afecten al desempeño del negocio. Con una consultoría es posible identificarlos y modificarlos para conseguir los objetivos marcados de forma eficiente.
  • Establecer el público objetivo: en algunas ocasiones no se establece este parámetro, el cual es importante a la hora de establecer a quién van dirigidos los productos o servicios en oferta. También puede darse el caso de que no se hayan establecido de manera adecuada o que estén desencaminados. Por ejemplo, un ecommerce que vende platos de cerámica no puede olvidar a los dueños de restaurantes entre su público objetivo.
  • Incrementar las ventas: este es el beneficio más significativo. Al optimizar el propio ecommerce y la propia estrategia que lo sostiene, pronto empezará a dar sus frutos en forma de un mayor número de ventas. Quizás la página web no está enfocada para potenciar su usabilidad o los precios son los erróneos, factores que influyen en las ventas.

¿En qué consiste una consultoría ecommerce?

A la hora de poner en marcha la consultoría, los aspectos fundamentales a revisar son el plan de marketing y el estado del negocio online. Esto precede a la revisión del SEO y la plataforma sobe la que se asienta la página. Así, existe una primera fase en la que se produce una reunión con el cliente. El objetivo es que plantee su problema. Luego se realiza una auditoría, la cual analiza en profundidad el negocio, su estado, situación del hosting y los dominios, la configuración del sitio y otros aspectos técnicos.

Por último, una vez conocidos los problemas concretos del ecommerce, se plantean soluciones efectivas. Estas se proponen al cliente, quien será el encargado de dar el visto bueno a las acciones a tomar en su caso.

En definitiva, una consultoría ecommerce es indispensable cuando un comercio electrónico se ha estancado o si se busca crear uno desde cero. Este servicio es una solución indispensable para hacer crecer un modelo de negocio online.

compártelo